Santa María

La Iglesia de Santa María del Rosario ubicada en la ex hacienda de Santa María (comunidad de unos cien habitantes), en el municipio de Ramos Arizpe del estado de Coahuila de Zaragoza, fue fundada en 1721. El martes pasado asistimos al arranque de los trabajos de remodelación de la capilla, que serán coordinados por personal y profesores de la Universidad Autónoma de Coahuila, participan: la Coordinación de Difusión y Patrimonio Cultural, la Facultad de Arquitectura, la Escuela de Ciencias Sociales, la Escuela de Artes Plásticas y la Facultad de Ciencia, Educación y Humanidades. También colaboran la Secretaría de Cultura del gobierno de Coahuila, la delegación del INAH en Coahuila, la presidencia municipal de Ramos Arizpe, el Laboratorio de Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México  y la Coordinadora del Proyecto del Camino Real de Coahuila y Texas, Ana Sofía Rodríguez Cepeda.

En ese sitio que fue parte de Coahuila-Texas, se recibió la visita de personajes como Miguel Hidalgo y Costilla –se dice que en esa Capilla oficio su última misa, cuando lo llevaban preso hacia Chihuahua, para juzgarlo–, así como también de los presidentes Benito Juárez y Venustiano Carranza. Es el único edificio estilo Misión que se conserva en la Región Sureste del Estado. Es a la vez uno de los sitios más significativos del itinerario cultural como edificio religioso y hacienda o paraje en el trayecto de Saltillo a Monclova, de la frontera septentrional novohispana. Forma parte del conjunto misional franciscano que se encuentra en este camino real.

Por ello la Capilla de Santa María del Rosario es una pieza importante del patrimonio histórico de México, su rescate en cierta medida posibilita a reconocer los orígenes de esta región del estado de Coahuila y contribuye a la comprensión de la identidad cultural propia de esta parte del estado, de esta forma la primera etapa de restauración tendrá un gran impacto en la preservación del patrimonio cultural de la nación. La restauración propiciará la participación de académicos y estudiantes en el desarrollo de trabajos de investigación, estudio y rescate de este patrimonio cultural.

Es lamentable que una tradición de siglos sea desplazada por naves industriales. La preservación de este sitio cultural y religioso, demanda que las empresas que están enclavadas en ese lugar actúen también con responsabilidad social y contribuyan económicamente a mantener en pie la capilla y que hoy únicamente está sostenida por la fe de los habitantes del lugar. Es de una imperante necesidad que colaboren con el gobierno municipal y estatal para pavimentar la vía de acceso a la pequeña comunidad donde está edificada la capilla.

Los trabajos que se iniciaron solo son una primera parte del rescate de este sitio histórico y de este patrimonio cultural. El primer domingo de octubre se celebra la fiesta de Santa María del Rosario, patrona de la hacienda de Santa María. Con las obras de remodelación esperamos que la pequeña y humilde capilla de la hacienda esté en mejores condiciones para su celebración. Y que esta remodelación permita el regreso de su patrimonio artístico religioso, resguardado desde hace unos 30 años por Doña Mary y las autoridades eclesiásticas.

La pequeña Capilla de Santa María, en su tiempo fue una de las iglesias más ricas de la región en cuanto a imágenes y objetos del ministerio eclesiástico, por la prosperidad y devoción de los antiguos dueños de la hacienda.

En la hacienda molían uno de los mejores trigos de la región.La arquitectura de la capilla de Santa María del Rosario nos deja ver sus gruesos muros de adobes, su techo de viguería y cimentación de piedra, un piso de madera muy desgastado, un frágil campanario, un pequeño atrio empedrado, su barda de adobes y sus contrafuertes. Sin duda todo ello es una huella en la historia de nuestro estado.

Como dice Ana Sofía Rodríguez, en el libro El Camino Real de Coahuila y Texas: “La huella que dejan los procesos históricos, es constatable a partir de un legado material e inmaterial de indudable valor, referente indispensable de cohesión social. Un legado que en la actualidad, adquiere protagonismo dentro de propuestas de recuperación del patrimonio cultural de sociedades y territorios que buscan, convertirlo en pieza clave de políticas de desarrollo social y económico sustentables.”

jshv0851@gmail.com